JOSE MARIA MIGUEL BORES – FISIOLOGÍA, METABOLISMO, PREPARACIÓN FÍSICA Y AYUDAS ERGOGÉNICAS EN BALONCESTO

José María Miguel Bores, que recientemente ha participado en el XXII Campus Aragon Ibercaja en Villanúa organizado por la Federación Aragonesa de Baloncesto, ha querido compartir con Laboratorio de basket un excelente trabajo relacionado con la preparación física.

chema_campus_aragonEstudió E. G. B. en el Colegio La Salle San Marcial de Irún, B. U. P  y  C. O. U. en INB Pío Baroja de Irún, Animación Deportiva  en Unisport Andalucía – IAD de Málaga, Monitor Deportivo en Junta de Castilla León en Palencia, Experto Universitario en Entrenamiento Deportivo en U. N. E. D. de Madrid.

Ha continuado formándose y sigue aprendiendo:

  • Escuelas de Iniciación Deportiva (Comité Olímpico Nacional Italiano).

  • Ciclo Deporte – Cursos de Verano (UPV San Sebastián).

  • Programa Formación Permanente Entrenadores de Baloncesto (Unisport – IAD Málaga).

  • Cursos de Verano “Enseñanza, Entrenamiento y Rendimiento” (INEF Castilla León).

  • Clínic Entrenadores – Jornadas Técnicas para Baloncesto de Base (Fundación Baskonia Vitoria).

  • Congreso de Preparación Física Aplicada al Baloncesto (Junta de Castilla León en Valladolid).

  • Semanas de Entrenamientos LEB y ACB (En San Sebastián a través de AEEB).

  • Máster FEB – Formación (FEB en Zaragoza).

  • Escuela Vasca del Deporte (San Sebastián).

Desde 1974 en el ámbito del Baloncesto como Jugador, Monitor, Entrenador, Preparador Físico, Coordinador.

Como jugador en La Salle San Marcial de Irún (Infantil), C. D. Bidasoa de Irún (Juvenil), Juven S. B. de San Sebastián (Junior, Provincial y 2ª Nacional), Club Amigos del Baloncesto de Irún (3ª Nacional).

Como técnico en Club Amigos del Baloncesto de Irún, Colegio Irandatz de Hendaia, Escuela de Club Easo de San Sebastián, Club Baloncesto Erroibide Irún, XXII Campus Aragón IberCaja en Villanúa (Huesca).

Como he dicho antes, Jose María ha realizado  un extenso trabajo muy bien documentado y con una amplia profundidad, y como amante del baloncesto y, como ha quedado patente con su trayectoria, muy interesado en la formación continúa del entrenador, ha querido compartir sus conocimientos con nosotros.
Muchas gracias.

Lo puedes descargar en haciendo click en este enlace:  articulo_CCD

Anuncios

ENTRENAMIENTO EMOCIONAL

¿Tienes en cuenta el desarrollo y la mejora emocional en tu planificación? ¿Eres consciente de cómo te comunicas con tus jugadores? ¿Muestras interés por sus sentimientos y emociones? Si el baloncesto es pasión, ilusión, aceptación  de retos, trabajo en equipo, superación… ¿No crees que hemos de tener muy presentes nuestras emociones y las de nuestros jugadores para que mejoren y rindan al máximo de sus posibilidades?

EL ENTRENAMIENTO EMOCIONAL

 1.    Tener conciencia de las emociones.

No es difícil detectar cuando un jugador se siente enfadado cuando gesticula ante el árbitro cuando le sanciona una falta o que el cree injusta, cuando pone cara de “circunstancias” cuando se le cambia durante un partido o si su gesto es de dolor ante un golpe. Pero en ocasiones las emociones de los jugadores son menos obvias y pueden experimentar varias al mismo tiempo. Para intentar comprender lo que el jugador siente hemos ir un poco más allá y hemos de observar su rostro, su lenguaje corporal, etc. Esto que puede parecer complicado, pero se hace ciertamente difícil si nos somos conscientes de nuestras propias emociones. ¿Cómo nos comportamos ante situaciones que nos generan tensión? ¿Cómo cambian sus emociones a lo largo de un entrenamiento o de un partido? ¿Cuántas palabras relacionadas con las emociones utilizamos al comunicarnos con nuestros jugadores?

emociones

 2.    Ver los momentos emocionales como oportunidades para el acercamiento y facilitar la enseñanza.

A lo largo de una temporada, en un equipo se viven multitud de momentos emocionales. Los hay de varios tipos: individuales, colectivos, de alegría, de tristeza, de rabia, de exaltación… convivir y reaccionar ante alguno de ellos nos resulta a los entrenadores cómodo, pero ante otros no sabemos que hacer.

Hay entrenadores que cuando sucede un momento emocional que produce tensión en el grupo, deciden despreocuparse por esos sentimientos, porque lo ven como algo “sin importancia” o porque no se sienten capacitados para afrontarlo. Las emociones, incluyendo las negativas, no se deben ignorar o desatender; son parte normal de una persona feliz, saludable y completa.

Sobre todo en edades de formación, el papel del entrenador es sumamente importante en la formación del carácter y cómo el jugador afronta y reacciona ante situaciones de tensión o emocionalmente fuertes. Es importante demostrar paciencia, interés, y un deseo de unirse a los sentimientos del jugador antes de empezar a trabajar juntos para encontrar soluciones al problema. Los entrenadores que se toman el tiempo de escuchar, entender, y enseñar durante estos momentos emocionales se hacen mucho bien a sí mismos a la vez que a sus jugadores. No sólo es más probable que los jugadores vean a su entrenador como un aliado durante esas situaciones difíciles, sino que también están aprendiendo a tratar sus emociones de una manera sana y eficaz.

 3.    Dar valor a los sentimientos del jugador. Ser empático

Cuando se de una situación emocionalmente fuerte, hemos de dar valor a los sentimientos del jugador y tratar de escucharle con empatía. Olvidemos los juicios de valor y escuchémosle. Hemos de preguntarle cómo se siente y ayudarle a poner un nombre al sentimiento que está teniendo en ese momento. Al preguntarle, seguramente no dirá nada o se encogerá de hombros. Aquí es donde hemos de sacar nuestra perspicacia y perseverancia. Hemos de hacerle ver que estamos ahí para ayudarle. Una vez que se abra a nosotros, hemos de buscar juntos una solución. Esta acción por parte del entrenador le está ayudando emocionalmente para afrontarla de una mejor manera si se repite en otro momento.

Los entrenadores que se mantienen al tanto de las emociones de sus jugadores pueden transformar los problemas de la vida en oportunidades para enseñar y aprender. Cuando los entrenadores ayudan a descubrir sus emociones, no solamente les ofrecen consuelo, sino que les dan destrezas que les ayudarán por el resto de sus vidas.

images

 4.      Clasificar las emociones

 En ocasiones no encontramos las palabras para decir cómo nos sentimos, a continuación propongo una lista de palabras que nos puede ayudar.

TRISTEZA:
Tormento Añoranza Abandono Humillación Desánimo Pesar Depresión Lástima Decepción Suplicio Desesperación Remordimiento Culpa Infelicidad Rechazo Aislamiento Dolor Bochorno Derrota Desaliento
Sufrimiento Insulto Arrepentimiento Congoja Tristeza Soledad Disgusto Melancolía Inseguridad Alineación Vergüenza Condolencia

MIEDO:
Alarma Tensión Humillación Terror Pavor Temor Nerviosismo Miedo Preocupación Aflicción Histerismo Horror Shock Desasosiego Ansiedad Pánico Susto

SORPRESA:
Asombro Sorpresa Pasmo

ENOJO:
Enojo Desagrado Hostilidad Malhumor Envidia Menosprecio Indignación Inquietud Indignación Amargura Frustración Repugnancia Venganza Cólera Aspereza Desprecio Aversión Ira Irritación Resentimiento Violencia Exasperación Celos Rencor Furia Fastidio Odio

AMOR:
Adoración Cuidado Cariño Atracción Deseo Compasión Sentimentalismo Amor Capricho Añoranza Ternura Simpatía Afecto Pasión

ALEGRÍA:
Regocijo Entusiasmo Buen humor Jovialidad Estímulo Gozo Felicidad Impaciencia Brío Euforia Alivio Agradecimiento Contento Alborozo Éxtasis Triunfo Deleite Excitación Fascinación Jolgorio Orgullo Dicha Satisfacción Embeleso Alegría Esperanza Júbilo

 5.      Competencias emocionales (según Goleman)

Para poder llevar a cabo el entrenamiento emocional, trata de desarrollar en ti mismo estas competencias:

1. Autoconciencia

– Conciencia emocional

– Correcta autovaloración

– Autoconfianza

2. Autorregulación

– Impulso de logro

– Compromiso

– Iniciativa

– Optimismo

3. Empatía.

– Comprensión de los otros

– Mejorar a los otros

– Servicio de orientación

– Potenciar la diversidad

– Conciencia política

4. Destrezas sociales

– Influencia

– Comunicación

– Manejo de conflictos

– Liderazgo

– Catalizador del cambio

– Constructor de lazos

– Colaboración y comunicación

– Capacidades de equipo

José Luis Azagra Cruces, maestro y entrenador superior de baloncesto

 

SITO ALONSO (CES 2012): Robar el balón: movimientos de pies y manos en el 1×1

Nacho Domínguez: Visión periférica en baloncesto

935462_549850411732377_540381485_nNacho Domínguez Durán es un entrenador de baloncesto de Zamora que pasó unos años por Huesca entrenando en las categorías inferiores del CB Peñas Huesca. Esta temporada ha estado en Eslovenia de Erasmus y entrenando en categorías base del Olimpija de Ljubljana. Le pedí colaboración para Laboratorio de basket, y muy generosamente ha querido compartir con nosotros este trabajo sobre la visión periférica en baloncesto. Que lo disfruten.

Visión periférica en Baloncesto

            ¿Podemos entrenar la visión periférica? La respuesta es “sí” y no solo es que podamos, es que es un contenido indispensable a trabajar, si queremos elevar el nivel de nuestros deportistas.

            En baloncesto es muy importante trabajar este elemento debido a, como hemos dicho antes, el gran número de estímulos que aparecen (compañeros, rivales, etc); con lo cual: cuanto más entrenemos esta habilidad, más “sencillo” resultará que nuestros jugadores entiendan el juego

            Es cierto que, a pesar de que hay muchos estudios sobre visión, sobre la periférica no hay tantos, pero es un área en creciente desarrollo en estos últimos años

     Guerrero, en su estudio de 2001, el cual podemos encontrar en http://www.efdeportes.com/efd36/visual.htm, nos habla del valor del entrenamiento visual e identifica nueve principios sobre los que construir este traba

1. Principio de percepción activa y consciente del entrenamiento visual.”

 Con esto queremos decir que al realizar un entrenamiento visual, nuestros jugadores deben conocer los objetivos que perseguimos, para de esta manera ser capaces de mejorar”.

 “2. Desarrollo multilateral”.

                        Hace referencia al trabajo paso por paso, de una manera general a una manera específica, es decir, de un entrenamiento visual general, a uno específico de nuestro deporte y sus habilidades tecnico-tácticas.

            “3. Principio de especialización”

                        Como nos dice el nombre, debemos de aplicar este entrenamiento a las habilidades propias de nuestro deporte.

            “4. Principio de individualización”

                        Cada jugador es diferente y cada uno tiene sus propias necesidades. Como entrenadores debemos de entender esto y ser capaces de diseñar tareas específicas para cada uno de los casos que tengamos.

            “5. Principio de Variedad”

                        Para mantener el compromiso del deportista mediante la motivación, el entrenamiento deberá de ser variado, para no producir agotamiento, al trabajar una sesión tras otra en los mismos ejercicios.

            “6. Principio de modelación”

                        Al igual que el trabajo de técnica individual, debemos de adaptarnos al nivel de habilidad del deportista y plantearle objetivos que no sean ni demasiado fáciles ni imposibles, vuelve a cobrar importancia el principio de individualización.

            “7. Principio de progresión”

                        Si queremos que el desarrollo sea óptimo debemos ir paso por paso, aumentando de manera gradual “la carga y la intensidad del entrenamiento”.

            “8. Principio de continuidad”

                        Como en cualquier aprendizaje, para que este se produzca y se mantenga, debemos de trabajar de manera continuada.

            “9. Principio de acción inversa”

                        Como cualquier entrenamiento, si le ponemos fin, las habilidades trabajadas decrecerán en calidad.

            Para continuar, encontramos en los artículos de Quevedo y Sole: “Visión periférica: propuesta de entrenamiento,” y “Visión y deporte: hacia una metodología integradora. Un ejemplo en baloncesto”; estudios de los diferentes aspectos de la visión periférica, de su trabajo vamos a ver la descripción que hacen de los tres pasos básicos del entrenamiento visual:

–          “Entrenamiento visual general”

Siendo esta la primera fase, en la que daremos al deportista elementos de optimización de la visión para que opte a su máximo nivel de visión funcional (esto significa dotar al deportista de gafas o lentes de contacto)

–          “Entrenamiento visual específico”

Segunda fase, en la que trataremos de que el deportista mejore su habilidad visual en contexto de actividad física general para, gradualmente, integrar específicos elementos.

–          “Entrenamiento visual integrado”

El entrenamiento visual integrado hace referencia al entrenamiento de las habilidades específicas de nuestro deporte en el campo técnico, táctico, físico y psicológico, al que añadiremos el elemento de atención principal a la tarea visual, no al ejercicio en sí. El ejercicio principal de esta parte del entrenamiento es transferir el conocimiento adquirido a una situación real de partido.

TRES PROPUESTAS PRÁCTICAS:

Descargar archivo: Tres propuestas prácticas Visión periférica

Equipo se escribe con “C”

No son mejores jugadores, pero ganan porque son un equipo. ¿Cuántas veces hemos oido esta expresión en los deportes colectivos? Lograr que un grupo de personas se convierta en un equipo es uno de los objetivos principales de muchos  entrenadores para mejorar el rendimiento. No hay fórmulas mágicas, pero si que existen una serie de conceptos que hemos de tener presentes y trabajarlos de forma sistemática para lograrlo. Algunos de ellos son estos:

1. Confianza

Una base de las relaciones humana es la confianza, y en los deportes es un factor clave relacionado con el rendimiento. Se construye a partir del refuerzo positivo. El jugador ha de tener confianza en sus posibilidades, de nada sirve el lamento,la queja o el auto-reproche. Un jugador con autoconfianza estará más motivado, concentrado, tendrá emociones más positivas y reducirá su probabillidad de lesionarse.

2. Comunicación

La comunicación en un grupo es fundamental, ya que lo que nos decimos o como nos lo decimos puede unirnos o separarnos. Como entrenadores hemos de cuidar nuestras palabras y nuestras expresiones. Borra las palabras “siempre”, “nunca”, “todo” y “nada” de tu vocabulario. Trata de ser claro en tus palabras y sincero. Busca el momento y el lugar para hablar con tus jugadores, han de estar receptivos. Escúchales activamente, trata de entenderlos.

3. Compromiso

El compromiso por parte de todos los miembros del equipo es fundamental, mejor dicho, todos los miembros de equipo han de tener el mismo nivel de compromiso.  A principio de temporada hay que fijar una serie de normas, consensuadas y decididas entre todos lo miembros del equipo. Aquí es dónde parte el compromiso. Lo difícil es mantenerlo.

4. Colaboración

Una de las grandes ventajas de los deportes colectivas es que nunca estás solo. Potenciar la colaboración entre los miembros del grupo para conseguir un objetivo común es una de las tareas principales del entrenador. Si se logra que el pensamiento del equipo sea colectivo, cambiar el “yo” por el “nosotros”, se pueden conseguir metas muy difíciles.

5. Creatividad

En ocasiones los entrenadores frenamos a nuestros jugadores y les decimos que hay cosas que no se pueden hacer. Esto es fruto de nuestra propia  inseguridad, lo que no podemos controlar hace que nos sintamos incómodos y nos cree ansiedad. Permite a tus jugadores que sean creativos y que se salgan de los sistemas cerrados y de la táctica.

Trata de ser un entrenador creativo a la hora de diseñar los ejercicios de tus entrenamientos, no copies, reflexiona y crea a partir de las necesidades y de la peculiaridad de tu equipo. Haz tus entrenamientos divertidos, así se aprende mejor y la actitud es mas positiva.

6. Constancia

Persistir hasta el final pase lo que pase. Mantener la energía. la ilusión y las ganas de pretemporada hasta el final de la misma. Planifica tu temporada, escríbela y crea unas rutinas desde la primera semana de entrenamiento. Se ordenado y escribe lo que tienes que hacer en tus entrenamientos. No decaigas ni tires la toalla, se perseverante. Con constancia y tenacidad se obtiene lo deseado, la palabra imposible no tiene significado. Nunca digas que no se puede.

7. Conocimiento

Para construir un equipo has de conocer. Conocer el juego en profundidad, a nivel técnico, táctico, reglamentario, pedagógico. Esfuérzate por conocer a tus jugadores, no solo su cara deportiva, si no también su cara emocional y personal. Nunca dejes de aprender, de estudiar, de leer, de ver vídeos de conversar con otros compañeros. Aprende de tus jugadores, se humilde. Cuantos más conocimientos tengas, serás más capaz.

8. Cariño

Pon cariño y amor a todo lo que hagas. ¡Si cariño! Cuando haces un trabajo con cariño los resultados solo puedes ser buenos, más aun cuando tratamos con personas. Hace poco David Villa y Esteban Granero declaraban hacia la prensa que lo que les había hecho decantar su fichaje por su club era el cariño que les ofrecían. Trata a tu  equipo con cariño, no solo con respeto. Por cierto, ¿sabes por qué la comida de tu madre es la mejor del mundo? Por que la hace con cariño.

José Luis Azagra Cruces, maestro y entrenador superior de baloncesto.

DUSKO IVANOVIC – Detalles defensivos del Pick&Roll central

DECÁLOGO PARA UN ENTRENAMIENTO EFICAZ

1.      Objetivos

Planifica tus entrenamientos a partir de los objetivos para la sesión. Plantea objetivo de ataque, de defensa y físicos y a partir de ahí diseña las tareas y ejercicios para llegar a ellos. No te plantees muchos objetivos por sesión. Mejor pocos y alcanzables. Cuando expliques los  ejercicios a tus jugadores diles cual es el objetivo del mismo y que quieres conseguir con él.

2.      Focaliza

Durante los ejercicios focaliza tu atención en el objetivo propuesto. No corrijas cosas diferentes, ni te desvíes del objetivo de la tarea  ya que descentrará al jugador y entorpecerá su aprendizaje. Centra tu atención en lo que quieres entrenar con ese ejercicio, siendo consciente y respetando los diferentes ritmos de aprendizaje.

3.      Tiempo de acción motriz

Usa siempre que puedas todo los balones y canastas que tengas disponibles. Huye de la filas como forma de organizar la tarea. Sobre todo en formación se ha de aumentar todo lo posible el tiempo de acción motriz y las experiencias de los jugadores. Cuanto más tiempo actúen, más repitan, más pasen, tiren, boten, mucho mejor.

4.      Refuerzo positivo

Diles a tus jugadores todo lo que hacen bien durante la realización de las tareas. Anímales. Esto ayudará a aumentar autoestima  y motivación. Es más eficaz para fijar aprendizajes el refuerzo positivo que el negativo y el castigo.

5.      Correcciones

No detengas el ejercicio cada vez que tengas que realizar una corrección a un jugador. Haz un aparte con él y coméntale dónde falla o hazlo mientras realiza la tarea. Para el ejercicio sólo cuando haya errores en gran parte de los jugadores. Usa el feedback, pregúntale al jugador qué cree él que ha hecho de forma errónea y cómo lo puede mejorar.

6.      El poder de la comunicación (verbal y no verbal)

Muchas veces es más importante cómo decimos las cosas lo qué decimos. No quiero decir que el mensaje no sea importante, pero si no mostramos seguridad, entusiasmo y credibilidad en lo que decimos difícilmente llegaremos a nuestros jugadores. Presta atención a tu comunicación no verbal, siempre estamos comunicando aunque no hablemos. Me refiero a la posición de los brazos, posición corporal, ubicación durante el entrenamiento, gestos…

7.      Si tu jugadores entrenan, tú también.

Durante el tiempo de entrenamiento aléjate de elementos distractores cómo el teléfono móvil, entrenadores que se acercan a la pista, jugadores que están calentando cerca… Si exiges a tus jugadores que entrenen concentrados, tú lo has de estar mucho más, ya que has de prestar atención a mucho más factores que ellos.

8.      Competición

Utiliza la competición en los entrenamientos y en lo partidos como una herramienta de aprendizaje, no como un fin. La competición motiva y hace que el jugador se esfuerce más, pero es papel del entrenador relativizar el resultado como criterio de éxito o fracaso,  a favor de la progresión, el esfuerzo, la consecución de objetivos propuestos de antemano y la diversión. La competición ha de nacer en cada jugador hacia él mismo, no sólo centrada en el rival

9.      Sé empático

La empatía es la  habilidad de estar conscientes, de reconocer, comprender y apreciar los sentimientos de los demás.  Si aprendemos a prestar atención al estado emocional de nuestros jugadores y creamos vínculos emocionales con ellos, su aprendizaje se fijará mucho mejor, ya que estarán más receptivos a nuestras palabras. Es el medio para “hacer equipo” y poder llegar a ser el líder del grupo.

10.  Valores.

El deporte es un medio idóneo para educar a nuestros jugadores en valores como la humildad, la ambición, la superación, el compañerismo, la autodisciplina y la perseverancia. Pero como entrenadores hemos de tener valores como la generosidad, la confianza, la exigencia, el aprendizaje constante y la asertividad.

 IMG_20130501_000429

José Luis Azagra Cruces, maestro y entrenador superior de baloncesto.

Artículo publicado en Plataforma Aragonesa Deportiva (http://www.plataformaaragonesadeportiva.net/news.php?extend.238.6)

MARC GASOL: Pase desde el poste

Marc Gasol es un jugador que me gusta mucho, no solo por los puntos, rebotes e intimidación que siempre aporta tanto en Menphis como en la selección española, si no por su pase. Tiene algo que muy pocos jugadores tienen, la capacidad de hacer mejores a sus compañeros, con una técnica depurada y una visión de juego propia de un base. Me recuerda a Karl Malone o a Arvidas Sabonis.

En este vídeo se pueden ver diferentes pases, tanto desde el poste alto como desde el poste bajo. Espero que te guste.

JUAN CARLOS NAVARRO – Tiro a una pierna

Si alguien se podía sacar de la chistera este gesto técnico, no podía ser otro más que él, Juan Carlos Navarro, la técnica hecha jugador.

Desde antes de junior empezó a utilizar, dadas sus características físicas,  el tiro por elevación, por lo que se le empezó a conocer como “La bomba Navarro”. Este gesto que hizo suyo para poder lanzar cerca de canasta ante jugadores mucho más grandes y con mayor capacidad atlética que él.

El tiro de tres puntos es su otra seña de identidad, sin una técnica de tiro perfecta (bajo los cánones clásicos de baloncesto, claro) tiene un porcentaje de acierto magnífico, y además desde cualquier distancia. Su defensores  le persiguen o le recortan entre los bloqueos, reciben ayudas,  pero él a pesar de no ser especialmente veloz (lo que es  es especialmente listo) consigue en muchas ocasiones lanzar con espacio desde la línea de 6’75. Si no consigue lanzar dejar atrás a su defensor y crearse ese espacio para lanzar, también anota en desequilibrio, impulsándose hacia un lado, alejándose de su defensor, sobre todo con paradas derecha (interior) – izquierda (exterior).

Y como es un jugador de recursos, se decide a echar por tierra todas las teorías de los apoyos y de las paradas en el tiro. Se dispone a lanzar desde tres puntos apoyando solo una pierna, y lo consigue.

Ante este jugador lo único que podemos hacer es aplaudir y disfrutar de su juego y de cómo engrandece a este deporte, nuestro deporte, el baloncesto.

JOSE LUIS AZAGRA: Análisis de paradas y apoyos en el tiro exterior

Hoy es mi cumpleaños, asi que me voy a regalar un hueco en el Laboratorio de Basket…

Esta charla forma parte de mi cápsula formativa en el CES 2012 de Zaragoza. Trataba sobre el tiro en jugadores en rendimiento, y come he dicho, este corte forma parte de ella.

En el baloncesto actual, las defensas son cada vez mejores y los espacios más reducidos, por lo que las situaciones de tiros liberados, en las que el jugador recibe con los pies parados para tirar y sin oposición son cada vez menores. Así, el jugador ha de “crearse sus propios tiros”.

En primer lugar quiero hacer hincapié en la importancia de un buen pase para lograr hacer un buen tiro sin necesidad de botar, y en ocasiones botando. El timing, la dureza y el lugar a dónde se realiza el pase son claves para lograr un buen tiro.

En relación a los jugadores del perímetro, realizar buenas paradas (equilibradas), será fundamental para poder hacer buenos lanzamientos, y mejorar el lanzamiento en suspensión. Los apoyos de los pies en el momento de la parada los podemos detallar así:

–  Si es en dos tiempos: talón – planta – punta / punta, si la salida es tras bloqueos y requiere de un giro; si es una parada frontal los apoyos son planta – punta / punta.

–  Si es un tiempo: planta –punta con ambos pies

La flexión de las piernas, que se ha de producir un instante antes de recibir y continuarla al recibir el balón, con esta acción ganaremos tiempo y lograremos hacer lanzamientos más rápidos. Además de la flexión, hemos de tener en cuenta la tensión, centrada en las rodillas.

El equilibrio, vendrá condicionado por los apoyos realizados, la flexión de las piernas, la tensión en las rodillas,  el control de la posición corporal y de la carga del peso en la parada.

La cadena cinemática en el tiro ha de ser continuo, la fuerza nace en la tierra y entra a nuestro cuerpo por el dedo gordo del pie, pasa por el tobillo, rodillas, cadera, hombros, codo, muñeca y acaba en las yemas de los dedos índice y corazón que serán los últimos que rocen el balón. Un detalle a observar es que el lanzador eleva los hombros tras el lanzamiento. (ver imágenes)

navarro    jordan

Otro aspecto fundamental es la velocidad de la ejecución. El jugador ha de recibir a la vez que flexiona, la secuencia de acción recepción – armar el tiro – lanzamiento, ha de ser lo más rápida posible El objetivo ha de ser que recibir, flexionar, saltar y disparar todo en un movimiento coordinado y continuado y acabando con una extensión completa del cuerpo.

En la acción de tiro a canasta, de cintura para abajo somos piedras, y de cintura hacia arriba tenemos que fluir como el viento.