Archivo del sitio

ENTRENAMIENTO EMOCIONAL

¿Tienes en cuenta el desarrollo y la mejora emocional en tu planificación? ¿Eres consciente de cómo te comunicas con tus jugadores? ¿Muestras interés por sus sentimientos y emociones? Si el baloncesto es pasión, ilusión, aceptación  de retos, trabajo en equipo, superación… ¿No crees que hemos de tener muy presentes nuestras emociones y las de nuestros jugadores para que mejoren y rindan al máximo de sus posibilidades?

EL ENTRENAMIENTO EMOCIONAL

 1.    Tener conciencia de las emociones.

No es difícil detectar cuando un jugador se siente enfadado cuando gesticula ante el árbitro cuando le sanciona una falta o que el cree injusta, cuando pone cara de “circunstancias” cuando se le cambia durante un partido o si su gesto es de dolor ante un golpe. Pero en ocasiones las emociones de los jugadores son menos obvias y pueden experimentar varias al mismo tiempo. Para intentar comprender lo que el jugador siente hemos ir un poco más allá y hemos de observar su rostro, su lenguaje corporal, etc. Esto que puede parecer complicado, pero se hace ciertamente difícil si nos somos conscientes de nuestras propias emociones. ¿Cómo nos comportamos ante situaciones que nos generan tensión? ¿Cómo cambian sus emociones a lo largo de un entrenamiento o de un partido? ¿Cuántas palabras relacionadas con las emociones utilizamos al comunicarnos con nuestros jugadores?

emociones

 2.    Ver los momentos emocionales como oportunidades para el acercamiento y facilitar la enseñanza.

A lo largo de una temporada, en un equipo se viven multitud de momentos emocionales. Los hay de varios tipos: individuales, colectivos, de alegría, de tristeza, de rabia, de exaltación… convivir y reaccionar ante alguno de ellos nos resulta a los entrenadores cómodo, pero ante otros no sabemos que hacer.

Hay entrenadores que cuando sucede un momento emocional que produce tensión en el grupo, deciden despreocuparse por esos sentimientos, porque lo ven como algo “sin importancia” o porque no se sienten capacitados para afrontarlo. Las emociones, incluyendo las negativas, no se deben ignorar o desatender; son parte normal de una persona feliz, saludable y completa.

Sobre todo en edades de formación, el papel del entrenador es sumamente importante en la formación del carácter y cómo el jugador afronta y reacciona ante situaciones de tensión o emocionalmente fuertes. Es importante demostrar paciencia, interés, y un deseo de unirse a los sentimientos del jugador antes de empezar a trabajar juntos para encontrar soluciones al problema. Los entrenadores que se toman el tiempo de escuchar, entender, y enseñar durante estos momentos emocionales se hacen mucho bien a sí mismos a la vez que a sus jugadores. No sólo es más probable que los jugadores vean a su entrenador como un aliado durante esas situaciones difíciles, sino que también están aprendiendo a tratar sus emociones de una manera sana y eficaz.

 3.    Dar valor a los sentimientos del jugador. Ser empático

Cuando se de una situación emocionalmente fuerte, hemos de dar valor a los sentimientos del jugador y tratar de escucharle con empatía. Olvidemos los juicios de valor y escuchémosle. Hemos de preguntarle cómo se siente y ayudarle a poner un nombre al sentimiento que está teniendo en ese momento. Al preguntarle, seguramente no dirá nada o se encogerá de hombros. Aquí es donde hemos de sacar nuestra perspicacia y perseverancia. Hemos de hacerle ver que estamos ahí para ayudarle. Una vez que se abra a nosotros, hemos de buscar juntos una solución. Esta acción por parte del entrenador le está ayudando emocionalmente para afrontarla de una mejor manera si se repite en otro momento.

Los entrenadores que se mantienen al tanto de las emociones de sus jugadores pueden transformar los problemas de la vida en oportunidades para enseñar y aprender. Cuando los entrenadores ayudan a descubrir sus emociones, no solamente les ofrecen consuelo, sino que les dan destrezas que les ayudarán por el resto de sus vidas.

images

 4.      Clasificar las emociones

 En ocasiones no encontramos las palabras para decir cómo nos sentimos, a continuación propongo una lista de palabras que nos puede ayudar.

TRISTEZA:
Tormento Añoranza Abandono Humillación Desánimo Pesar Depresión Lástima Decepción Suplicio Desesperación Remordimiento Culpa Infelicidad Rechazo Aislamiento Dolor Bochorno Derrota Desaliento
Sufrimiento Insulto Arrepentimiento Congoja Tristeza Soledad Disgusto Melancolía Inseguridad Alineación Vergüenza Condolencia

MIEDO:
Alarma Tensión Humillación Terror Pavor Temor Nerviosismo Miedo Preocupación Aflicción Histerismo Horror Shock Desasosiego Ansiedad Pánico Susto

SORPRESA:
Asombro Sorpresa Pasmo

ENOJO:
Enojo Desagrado Hostilidad Malhumor Envidia Menosprecio Indignación Inquietud Indignación Amargura Frustración Repugnancia Venganza Cólera Aspereza Desprecio Aversión Ira Irritación Resentimiento Violencia Exasperación Celos Rencor Furia Fastidio Odio

AMOR:
Adoración Cuidado Cariño Atracción Deseo Compasión Sentimentalismo Amor Capricho Añoranza Ternura Simpatía Afecto Pasión

ALEGRÍA:
Regocijo Entusiasmo Buen humor Jovialidad Estímulo Gozo Felicidad Impaciencia Brío Euforia Alivio Agradecimiento Contento Alborozo Éxtasis Triunfo Deleite Excitación Fascinación Jolgorio Orgullo Dicha Satisfacción Embeleso Alegría Esperanza Júbilo

 5.      Competencias emocionales (según Goleman)

Para poder llevar a cabo el entrenamiento emocional, trata de desarrollar en ti mismo estas competencias:

1. Autoconciencia

– Conciencia emocional

– Correcta autovaloración

– Autoconfianza

2. Autorregulación

– Impulso de logro

– Compromiso

– Iniciativa

– Optimismo

3. Empatía.

– Comprensión de los otros

– Mejorar a los otros

– Servicio de orientación

– Potenciar la diversidad

– Conciencia política

4. Destrezas sociales

– Influencia

– Comunicación

– Manejo de conflictos

– Liderazgo

– Catalizador del cambio

– Constructor de lazos

– Colaboración y comunicación

– Capacidades de equipo

José Luis Azagra Cruces, maestro y entrenador superior de baloncesto

 

Anuncios